Todos los ingresos recibidos por el trabajador se consideran salario a no ser que se demuestre otra destinación

La Corte Suprema de Justicia se pronunció mediante sentencia emitida por una sus salas de descongestión laboral precisando que por regla general, todos los ingresos que reciben los trabajadores son salario, a menos que el empleador demuestre su destinación específica, es decir, que el dinero fue entregado por un motivo distinto a la prestación del servicio.

Lo anterior, de conformidad con el artículo 127 del Código Sustantivo del Trabajo, el cual establece que es salario “todo lo que recibe el trabajador en dinero o en especie como contraprestación directa del servicio, sea cualquiera la forma o denominación que se adopte”.

En este sentido, la Corte indicó que las partes no podrían realizar un acuerdo que desconozca la naturaleza de las cosas o disponga que deje de ser salario un pago que por esencia lo es.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram